Un taller expone cómo funcionan los círculos restaurativos y su aplicación en los procesos de mediación

Taller Círculos Mediación SL.jpg

El Colegio de Abogados acogió en la tarde del 14 de mayo el taller 'Círculos restaurativos en el ámbito familiar', celebrado dentro de los actos de la I Semana de la Mediación, organizada por Unión Profesional de Granada.

El encargado de impartir la charla fue el trabajador social, mediador y capacitador Jorge Cortés González, presentado por la presidenta del Grupo Especializado en Mediación, Margarita Manzano Enríquez de Luna, que explicó a los asistentes en qué consiste esta forma de intervención basada en la reparación y el aprendizaje a través de un proceso de participación y toma de decisiones grupal y colectiva. “Creemos que la mediación es una herramienta estupenda, pero tiene un uso limitado y, como gestores de conflictos, tenemos que ir dotándonos de nuevas herramientas para dar respuesta a mayor número de conflictos”, explicó el ponente, que destacó la utilidad de los círculos restaurativos especialmente en el ámbito escolar, empresarial o de entidades y familiar.

En este sentido, Cortés se refirió a las ventajas de este instrumento de resolución de conflictos que permite integrar a más personas a la hora de buscar una solución, situar a los participantes en un mismo plano de igualdad, generar seguridad y confianza, dar voz a muchas personas que, en un momento determinado, puede parecer que no tienen nada que decir sobre el conflicto, crear comunidad y conexiones y, sobre todo, reparar el daño y salvaguardar o restablecer relaciones personales.

“La mediación se reduce a las partes, pero en el conflicto intervienen actores principales y secundarios que no podemos obviar y los círculos nos permiten dar entrada a estos últimos”, puntualizó el experto. Para aclarar mejor el funcionamiento de esta herramienta, Cortés expuso diferentes ejemplos prácticos de esta metodología, como un caso de herencia, donde se logró el objetivo de que los hermanos tuvieran la sensación de que se había acordado un reparto equitativo de los bienes y, además, se salvaguardaron las relaciones entre ellos; u otros de separación, en los que no solo intervino la pareja, sino también los hijos mayores, las exparejas en caso de hijos de uniones anteriores o los progenitores de ambas partes, que tienen mucho que decir a la hora de montar acuerdos.

El Sitio Web www.icagr.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestra página. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Encontrará más información en nuestra Política de CookiesX Cerrar